La autoevaluación es una característica de la pandemia. Está aquí para quedarse

La pandemia de Covid-19 nos ha familiarizado a muchos con las autoevaluaciones, lo que nos sitúa en el centro del proceso de diagnóstico. El próximo año, eso se acelerará, trayendo una era de medicina más predictiva, personalizada y autogestionada.
Para empezar, ahora tenemos más exámenes disponibles, que cubren una gama más amplia de condiciones. La prueba de Galleri, por ejemplo, que busca ADN anormal en una muestra de sangre y puede detectar más de 50 tipos de cáncer en etapas relativamente tempranas, es objeto de un ensayo clínico por parte del NHS.
Las pruebas también son cada vez más precisas. Esto será vital ya que tanto los individuos como los sistemas de salud están mucho menos inclinados a utilizar aquellos que generan un número significativo de falsos positivos o falsos negativos.
Las pruebas también son cada vez menos invasivas y más fáciles de administrar, lo que permite que las personas realicen el proceso en su propia casa en el momento que elijan. Esto aumentará el número de pruebas realizadas. Mientras tanto, los dispositivos inteligentes ayudarán a integrar las autoevaluaciones y el monitoreo diario de la salud y el bienestar en un continuo práctico de autocuidado.
La revolución del diagnóstico en 2022 marcará una gran diferencia en nuestra esperanza de vida saludable. Nos embarcaremos en un futuro en el que la asistencia sanitaria tiene tanto que ver con la predicción, la prevención y la acción personal como con el tratamiento de los pacientes por parte de los profesionales. Pero, si queremos que este nuevo mundo surja rápidamente y, lo que es igualmente importante, de manera justa, debemos pensar no solo en nuevas pruebas de salud o sistemas de salud, sino en cómo nuestras sociedades pueden ofrecer esta oportunidad de mejorar la salud para todos.


 
El contenido original de la nota fue publicado en Wired.co.uk. Para leer la nota completa visitá aquí

Published by . 22/12/2021


Comments are closed here.