¿Cómo saber si vale la pena construir una startup con tu idea?

Usted tiene una idea para una startup. ¿Cómo puede estar seguro de que su concepto del negocio se sostiene? ¿Cuál de sus innumerables ideas debe perseguir?
Antes de embarcarse en este viaje empresarial, su fase previa consistirá en validar tres elementos clave para el éxito de su startup, preguntándose lo siguiente:
Percepción: ¿Cómo percibe el problema el público potencial?
Valor: ¿Qué importancia tiene el problema para la gente?
Tamaño: ¿Cuál es el tamaño del mercado potencial al que puede dirigirse?
El viaje de todo empresario comienza en una encrucijada conocida. Una vez que haya identificado el problema, el siguiente paso será identificar quién lo tiene.
1.Averigüe a quién le preocupa este problema
Segmentar su audiencia es la clave. Al identificar a los grupos específicos afectados por este problema, empezará a acotar su enfoque. Entable conversaciones con esas personas para captar su perspectiva sobre el asunto.
Un verdadero problema que merezca la pena resolver resonará inmediatamente y la gente empezará a contarle su experiencia. Si su público no puede captar la cuestión a los pocos segundos de su explicación, es probable que, para empezar, no sea su problema.
2.Determine el valor del problema. ¿Qué magnitud tiene?
En esta etapa, debe determinar lo que las personas están dispuestas a desembolsar para erradicarlo. Los servicios como el de aparca coches y Uber Eats prosperan porque la gente paga por evitar las colas de espera, pero escuché a personas que esperan en la cola a que se estrenen las tiendas de Apple para conseguir el nuevo iPhone, y otras personas están dispuestas a pagarles por ello.
Los servicios que evitan las colas, al fin y al cabo, son simples intercambios de tiempo y dinero, pero en realidad son intercambios de frustración por dinero.
Sin embargo, el discernimiento entre la disposición a pagar potencial y la real es delicado. Aunque el primero es un buen indicador, no es suficiente.
3.Evalúe el tamaño del mercado
Determine el tamaño de la base de clientes potenciales y el valor que podría aportar su solución. Por ejemplo, los fans acérrimos de Apple podrían valorar más reducir el tiempo de espera para conseguir el último iPhone que los viajeros ocasionales un pase rápido en el aeropuerto.
Si su mercado está dividido en varios segmentos, encuentre un tipo de problema que merezca la pena resolver y céntrese en él.
A continuación, calcule el TAM y multiplíquelo por la disposición a pagar, para averiguar el tamaño de la oportunidad, si merece la pena y qué estrategia debe utilizar.
Sólo entonces, estará listo para embarcarse en su viaje de negocio.

El contenido original de esta nota fue publicado en Forbesargentina.com. Para leer la nota completa ingresá acá

Descifrando las etapas del proceso de desarrollo de productos

En el dinámico mundo de la tecnología, el desarrollo de productos es un arte que combina creatividad, innovación y una meticulosa planificación. Desde la concepción de una idea hasta la entrega final del producto, cada fase del proceso desempeña un papel crucial en el éxito del proyecto. A continuación, haremos un repaso por las mismas.

1.Idea y Concepción: La semilla de cualquier producto tecnológico se siembra en la idea. Aquí, los equipos creativos y de desarrollo se sumergen en sesiones de lluvia de ideas para conceptualizar soluciones innovadoras a problemas específicos. La investigación de mercado y el análisis de la competencia son fundamentales para comprender las necesidades del usuario y garantizar que el producto propuesto tenga un mercado potencial.

2. Planificación y Diseño: Una vez que la idea ha sido refinada, es hora de trazar un plan detallado. En esta etapa, se definen los objetivos, se establece el alcance del proyecto y se elabora un cronograma. El diseño también cobra vida, ya sea en forma de prototipos o maquetas, permitiendo a los equipos visualizar y refinar la apariencia y la funcionalidad del producto.

3. Desarrollo: Con el diseño aprobado, se inicia la codificación y la creación del producto real. Los desarrolladores trabajan en estrecha colaboración con diseñadores para traducir la visión en líneas de código. La metodología de desarrollo ágil ha ganado popularidad en esta etapa, permitiendo iteraciones rápidas y adaptaciones según la retroalimentación recibida durante el proceso.

4. Pruebas y Control de Calidad: Ningún producto sale al mercado sin una rigurosa fase de pruebas. Los ingenieros de calidad se aseguran de que el producto cumpla con los estándares establecidos, identificando y corrigiendo posibles errores. Las pruebas de usuario son esenciales para garantizar una experiencia sin problemas y para ajustar cualquier aspecto que pueda haberse pasado por alto en las etapas anteriores.

5. Lanzamiento e Implementación: Con el producto probado y pulido, llega el momento tan esperado del lanzamiento. La implementación eficiente, la estrategia de marketing y la comunicación efectiva son cruciales para generar interés y adopción. Las retroalimentaciones iniciales de los usuarios también se recopilan para futuras actualizaciones y mejoras.

6. Mantenimiento y Mejora Continua: El desarrollo de productos no concluye con el lanzamiento; es un ciclo continuo. Las actualizaciones periódicas, el soporte técnico y la atención a las necesidades cambiantes del mercado son esenciales para mantener la relevancia y la satisfacción del usuario a lo largo del tiempo.

El desarrollo de productos es un viaje emocionante, donde cada etapa contribuye al éxito general. Mantener un enfoque equilibrado en la creatividad, la planificación meticulosa y la calidad garantiza no solo la entrega de un producto tecnológico excepcional, sino también su sostenibilidad en un mercado en constante evolución. 

¿Listo para llevar tu idea al siguiente nivel? En Mobilenik, convertimos tu visión en realidad. ¡Contáctanos hoy mismo para comenzar tu viaje hacia el éxito tecnológico!

Transforma tu negocio con experiencias personalizadas

En el competitivo mundo del marketing digital, la clave para destacar y cautivar a tus clientes radica en ofrecer experiencias personalizadas. Esta estrategia va más allá de simplemente conocer a tu audiencia; implica la implementación de soluciones integrales que aborden cada aspecto de la interacción con el cliente. Por eso resulta esencial elegir experiencias personalizadas para tu negocio, destacando cuatro aspectos clave: 

1. Solución en un Único Proveedor: 

Optar por una solución en un único proveedor simplifica la gestión de tus estrategias de marketing digital. Al consolidar herramientas y servicios bajo un mismo techo, te aseguras de que todas las partes de tu campaña estén perfectamente alineadas. Desde la analítica web hasta la gestión de redes sociales, contar con un único proveedor centraliza la información, permitiendo una visión más clara y unificada de tus esfuerzos de marketing.

2. Visión 360º Enfocada en la Entrega del Producto: 

La clave para construir relaciones sólidas con los clientes es entender sus necesidades y expectativas. Una visión 360º implica tener una comprensión completa de cada punto de contacto con el cliente, desde la primera interacción hasta la entrega del producto o servicio.

Enfocarse en la entrega del producto no solo implica la transacción en sí, sino también la experiencia completa que rodea al proceso. Desde la navegación del sitio web hasta la atención postventa, cada interacción cuenta. Personalizar estas etapas garantiza que tus clientes no sólo obtengan lo que desean, sino que también disfruten de un viaje inolvidable con tu marca.

3. Equipos de Alto Rendimiento: 

Contar con equipos de alto rendimiento es esencial para ejecutar eficientemente estrategias de marketing personalizadas. La colaboración entre profesionales con habilidades complementarias garantiza que cada aspecto de tu campaña esté respaldado por experiencia sólida.

Fomentar la comunicación efectiva y la colaboración entre equipos creativos, analíticos y de desarrollo asegura una ejecución coherente y eficaz. Además, la formación continua y la adaptación a las últimas tendencias del marketing digital mantendrán a tu equipo siempre un paso adelante, listo para ofrecer experiencias personalizadas e innovadoras.

4. Flexibilidad & Estructura: 

La flexibilidad es crucial en un entorno digital en constante cambio. Una estrategia de marketing personalizada debe ser lo suficientemente adaptable para ajustarse rápidamente a las tendencias emergentes y a las demandas cambiantes del mercado. Sin embargo, la flexibilidad debe equilibrarse con una estructura sólida que garantice la coherencia y la eficacia a lo largo del tiempo.

Una estructura bien definida proporciona la base sobre la cual se construyen las experiencias personalizadas. Establecer procesos claros, pero flexibles, permite a tu equipo adaptarse a nuevas oportunidades sin comprometer la calidad y la coherencia de tu estrategia de marketing.

En resumen, elegir experiencias personalizadas para tu negocio no solo se trata de conocer a tu audiencia, sino de implementar una estrategia integral que abarque todos los aspectos del marketing digital. Desde la consolidación en un único proveedor hasta la flexibilidad y estructura, cada elemento se suma para formar una fórmula completa que impulsará el éxito de tu negocio en la era digital.

Estrategias para identificar y validar el riesgo del producto

En la vertiginosa esfera del desarrollo tecnológico, la identificación y validación adecuada del riesgo del producto son cruciales para el éxito. Antes de embarcarte en la emocionante travesía de crear un nuevo producto, es esencial comprender y abordar los posibles desafíos. En este artículo, repasaremos estrategias efectivas para identificar y validar el riesgo del producto.

1. Comprender el Contexto del Mercado:

Antes de sumergirse en el desarrollo, es crucial comprender el contexto. Investiga a fondo la demanda actual y futura, identifica a tus competidores y analiza cómo tu producto se destacará. Una falta de comprensión del mercado puede llevar a riesgos innecesarios.

2. Realizar un Análisis de Viabilidad:

Un análisis de viabilidad sólido evalúa la capacidad del producto para tener éxito en el mercado. Esto implica considerar aspectos técnicos, financieros y operativos. Pregunta: ¿Es técnicamente factible? ¿Hay suficiente demanda para justificar la inversión? ¿Cómo se integrará con las operaciones existentes?

3. Prototipos y Pruebas de Concepto:

Desarrollar prototipos y realizar pruebas de concepto es una estrategia efectiva para validar la viabilidad técnica y funcional del producto. Esto no solo ayuda a identificar posibles problemas, sino que también permite ajustar y mejorar el diseño antes de invertir recursos significativos.

4. Feedback del Usuario:

La retroalimentación del usuario es invaluable. Involucra a los usuarios desde las etapas iniciales hasta las finales del desarrollo. Observa cómo interactúan con el producto, recopila comentarios y adapta en consecuencia. Esto no sólo valida el riesgo, sino que también garantiza que el producto responda a las necesidades reales del usuario.

5. Análisis de Riesgos Técnicos:

Realiza un análisis minucioso de los posibles riesgos técnicos. Considera cuestiones como la escalabilidad, la seguridad y la compatibilidad con otras plataformas o sistemas. Al abordar estos riesgos desde el principio, puedes mitigar problemas potenciales antes de que se conviertan en obstáculos insuperables.

6. Evaluación del Equipo de Desarrollo:

El equipo que está detrás del desarrollo del producto es un factor crítico. Evalúa la experiencia, habilidades y cohesión del equipo. La falta de habilidades clave o la falta de cohesión pueden ser riesgos significativos para el éxito del proyecto.

7. Planificación Financiera:

Una planificación financiera sólida es esencial para identificar y mitigar riesgos financieros. Establece un presupuesto realista, identifica posibles desviaciones y asegúrate de tener estrategias de contingencia en su lugar.

8. Iteración Continua:

El desarrollo de productos exitosos implica un proceso iterativo. A medida que avanzas, continúa evaluando y ajustando. La capacidad de adaptación es esencial para superar obstáculos inesperados.

En conclusión, identificar y validar el riesgo del producto no es un proceso único; es un viaje continuo. La combinación de investigación exhaustiva, pruebas prácticas y una mentalidad ágil contribuirá significativamente al éxito de tu producto en el dinámico mundo tecnológico. Al abordar proactivamente los desafíos, estás mejor equipado para convertir esos riesgos en oportunidades y llevar tu producto a nuevas alturas en el mercado.

Metodologías de trabajo ágiles: cómo organizarse ante los nuevos y cambiantes retos laborales

Nos encontramos en un periodo de la historia de la humanidad en el que los cambios son constantes. Dominar una materia, una profesión o una herramienta nos da poco margen de tranquilidad ya que, en muy poco tiempo, todo evoluciona. Podemos tener metodologías de trabajo que nos han funcionado en el pasado pero que sin embargo se han quedado obsoletas para desarrollar nuevos proyectos.
Esto provoca que sea necesaria una actualización constante, y que el tradicional método científico del ensayo y el error sea poco eficaz en este panorama. Ante este reto, son muchos los intentos que buscan encontrar metodologías que faciliten el trabajo. Así surge el concepto de metodologías ágiles, herramientas que fomentan la flexibilidad.
Entendemos el concepto de metodología ágil como una forma de desarrollo de proyectos caracterizada por un seguimiento continuo, flexible y periódico del trabajo.
Frente a una metodología clásica en la que se revisa el proyecto una vez entregado o finalizado, las metodologías de trabajo ágiles subdividen el proyecto en pequeñas etapas o sprints, tras los que el equipo se reúne y reflexiona sobre cómo ha evolucionado el trabajo. Esto permite un análisis más completo del avance del proyecto, además de una retroalimentación más frecuente y enriquecedora de las partes interesadas.
Las metodologías de trabajo ágiles se basan en 12 principios definidos por desarrolladores de software en el Agile manifesto.
1.Aumentar la satisfacción de los clientes mediante entregas continuas y tempranas.
2.Aceptar el cambio: la agilidad es la bandera de estas herramientas. Ver el cambio como una oportunidad para demostrar la flexibilidad de la metodología.
3.Hacer entregas valiosas de forma frecuente es una forma de fidelizar al cliente.
4.La colaboración es la llave maestra de la metodología. Se deben superar los proyectos individuales y buscar el trabajo en equipo como piedra angular de la agilidad.
5.Motivación. El equipo de trabajo es el motor de la metodología ágil, por ello, el combustible del proyecto debe ser la motivación individual orientada al bien común.
6.La mejor herramienta de comunicación es el contacto personal.
7.La entrega de productos en funcionamiento es prioritaria.
8.Ritmo de trabajo constante. Aunque se realizan cambios en la velocidad, se debe buscar constancia en el proyecto.
9.Búsqueda de la excelencia. Los estándares de calidad marcan un código de conducta.
10.Simplicidad. Intentar no complicar las tareas, los productos o las interacciones.
11.Autonomía. Asumir la responsabilidad de nuestros actos provoca un mayor cuidado sobre los resultados entregados.
12.Reflexión. Una de las claves. Analizar qué hemos conseguido y por qué lo hemos conseguido es necesario para reforzar los aciertos y minimizar los errores.

El contenido original de esta nota fue publicado en Eleconomista.com.mx. Para leer la nota completa ingresá acá

Atención pymes: la clave del crecimiento está en el producto

Las pequeñas y medianas empresas, pymes, en todo el mundo son reconocidas como el motor de la economía y uno de los mayores desafíos que tienen de manera permanente es el crecimiento. Para ello, la clave está en el producto, el cual no solo debe ser sobresaliente, sino además tiene que transformarse en una ventaja competitiva, capaz de ser una pieza angular en el éxito de sus clientes.
En efecto, una estrategia de crecimiento liderada por el producto (PLG, como se le conoce por sus siglas en inglés) ha sido el secreto de diversas compañías que comenzaron como pymes: Hubspot, Calendly, Slack, Miro, Evernote, Shipify, entre otras. El factor común en su exitoso crecimiento se caracteriza por un producto robusto que entiende y conoce las problemáticas del cliente y enamora al usuario, al punto de que no puede dejar de seguir adelante en su día a día sin él.
Así, el producto es el que permite llegar al cliente y no al revés. Antes, las pymes tenían que salir a buscar a sus clientes en los tomadores de decisiones y convencerlos de sus bondades; hoy, lo que tienen que hacer es invertir en su producto, entregar pruebas gratuitas a los usuarios para que lo prueben, se den cuenta del tremendo valor que tienen en sus manos y lleven a la alta gerencia la exigencia de compra. De esa forma, el producto se convierte en la estrella que se encarga de la adquisición, conversión y expansión del negocio, porque llega al usuario final a resolver sus dolores.
Por lo anterior, la construcción de un producto potente tiene que partir por comprender lo que el cliente necesita y dárselo, sin mayor intromisión. En la actualidad, el usuario valora la autogestión, la facilidad de uso, el escalamiento y que su experiencia sea la mejor. También el onboarding, que ayuda al usuario en la operación, siendo el mismo producto el que guía a través de un paso a paso. Asimismo, el usuario privilegia el acompañamiento experto y la capacitación eficaz, idealmente con una academia moderna donde pueda validar sus conocimientos y certificarse, sin costos adicionales y de acuerdo a su propio ritmo.
Puede haber más, ciertamente. No obstante, todo esto lo que persigue es redundar en clientes más felices, más satisfechos e indudablemente, más leales, donde su éxito será la clave del crecimiento y escalamiento propio.

El contenido original de esta nota fue publicado en Portalinnova.cl Para leer la nota completa ingresá acá

Qué significa Product Market Fit y cómo lo aprovecha el Product Manager

¿Quieres saber cómo crear productos que sean un éxito en el mercado? Entonces debes conocer el concepto del Product Market Fit. Este término clave en el mundo del Product Management se refiere a la combinación perfecta entre el producto que ofreces y las necesidades y deseos de tu mercado objetivo.
¿Qué es Product-Market Fit?
Product Market Fit es el proceso de ajustar el producto en el mercado y poder evaluar la rentabilidad de la empresa sabiendo si el producto cumple justo con las necesidades de las personas. Se confirma cuando el proceso de validación de clientes comprueba que has localizado a un grupo de potenciales clientes y que reacciona de forma positiva a tu servicio o producto; ofreces algo que interesa de verdad a un grupo y lo empiezas a vender.
Se basa en tres conceptos:
.Un cliente dispuesto a pagar por tu servicio o producto.
.Lo que te cuesta conseguir tener el producto acabado es menor de lo que vas a recibir por él.
.Comprobar que el mercado está receptivo a nuestra idea de negocio y puede ser rentable.
Especialmente al iniciar una Startup, empresa o un proyecto de negocio es fundamental conseguir el Product Market Fit ya que sin él no se podrá hacer realidad.
¿Por qué es importante el Product Market Fit?
Lograr el Product Market Fit es uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan los Product Managers. Pero, ¿por qué es tan importante lograr el Product Market Fit? En resumen, porque significa que tu producto se ajusta perfectamente a las necesidades y deseos de tu mercado objetivo. Aquí algunas razones adicionales:
.Reduce el riesgo de fracaso de tu producto y te ayuda a evitar costosos errores de desarrollo y marketing.
.Un producto que logra el Product Market Fit es más fácil de vender y de comercializar, lo que se traduce en mayores ganancias y una mayor satisfacción para tus clientes.
.Al entender claramente las necesidades y deseos de los clientes, los Product Managers pueden tomar decisiones informadas.
.Cuando un producto logra el Product Market Fit, es más probable que los clientes lo compren y lo recomienden a otros, lo que se traduce en mayores ganancias para la empresa.

El contenido original de esta nota fue publicado en Iebschool.com. Para leer la nota completa ingresá acá

'Lean Startup': ejemplos de empresas de éxito

El término 'Lean Startup' hace referencia a la puesta en marcha con agilidad de un proyecto o empresa. Esta metodología de trabajo tiene como objetivo principal la creación de un producto mínimo viable (MVP, por sus siglas en inglés) que pueda ser probado en el mercado y mejorado de forma ágil con el 'feedback' del público objetivo. La eficiencia, el aprovechamiento de los tiempos de trabajo y la rapidez son las claves de esta popular metodología, que ya han utilizado grandes compañías en sus proyectos y que son hoy ejemplos de éxito empresarial.
'Lean Startup' y el ejemplo de Dropbox
Dropbox comenzó su andadura en 2007 en un mercado en el que los usuarios aún no estaban muy acostumbrados al intercambio de archivos, por lo que la demanda del producto no era muy amplia. La compañía resolvió esta situación creando un vídeo en el que se explicaban las características de su plataforma de almacenamiento en la nube y todo lo que su tecnología prometía. La reacción no tardó en llegar: la herramienta atrajo a miles de usuarios interesados en su plataforma y provocó gran expectación.
Dropbox obtuvo así la validación de su proyecto y midió el interés de su público objetivo. Poco después, lanzó un producto mínimo viable, una plataforma de almacenamiento en la nube donde gestionar archivos ágilmente. Posteriormente, se adaptó con el tiempo a las necesidades y demandas de los consumidores.
El caso de éxito de Slack
Slack comenzó como una herramienta de mensajería interna en la empresa TinySpeck especializada en videojuegos. Sin embargo, no tuvo el éxito esperado. La metodología 'Lean Startup' ayudó a sus creadores a pivotar, es decir, cambiar la estrategia de negocio, y centrarse en aquella herramienta que sí tenía posibilidades: un chat de mensajería instantánea corporativo.
El chat de TinySpeck, que ya había tenido una gran acogida entre los empleados de sus oficinas en Estados Unidos y Canadá, se probó poco tiempo después en el mercado: se evaluó su demanda y viabilidad bajo el nombre de Slack y obtuvo grandes resultados de popularidad.
Como se advierte en los casos mencionados, la metodología de trabajo 'Lean Startup' aboga por la filosofía del 'menos es más': su idea de optimización de tiempos de validación permite la creación de productos adaptados íntegramente a las necesidades de los usuarios y que mejoran de forma continua para adaptarse a las necesidades del mercado.
Dropbox, Spotify y Slack son algunos ejemplos de éxito de la metodología 'Lean Startup'. Tres compañías tecnológicas que pueden servir de inspiración para muchos otros emprendedores y startups que estén comenzando su andadura.

El contenido original de esta nota fue publicado en BBVA.com. Para leer la nota completa ingresá acá

¿Sabes cómo crear un nuevo producto? Te damos todos los pasos

Para que una empresa sea realmente competitiva tanto en el mundo nacional como internacional, es necesario que haya una invención constante de productos novedosos. Estos harán que tu empresa se diferencie de las demás organizaciones y cumplan con las expectativas planteadas para los consumidores. A continuación te nombramos los pasos de cómo crear un producto nuevo. ¿Te lo vas a perder?
Cómo crear un nuevo producto paso a paso
Diseñar un nuevo producto es un proceso desafiante que requiere un enfoque detallado. Ya sea que estés trabajando en un producto físico o digital, el proceso de diseño puede parecer abrumador al principio, pero con una planificación adecuada, puedes crear un producto innovador que satisfaga las necesidades y deseos de tus clientes.
Veamos los pasos que debes seguir para crear un producto con éxito:
1# Definición del problema
La primera etapa en el proceso de diseño de un nuevo producto es definir el problema que este debe resolver. Esto implica investigar el mercado y la competencia, identificar las necesidades y deseos de los clientes potenciales y definir un problema específico que se pueda abordar mediante la creación de un producto. Es importante que esta investigación se realice de manera exhaustiva para comprender los factores que influyen en la demanda del mercado y la competencia que ya existe.
2# Investigación y desarrollo de ideas
Una vez que definido el problema que el nuevo producto debe resolver, el siguiente paso es investigar y desarrollar ideas de soluciones. Esto implica explorar las opciones que puedan abordar el problema y satisfacer las necesidades del mercado.
La investigación y el desarrollo de ideas también deben tener en cuenta la viabilidad técnica y comercial de cada solución.
3# Seleccionar la mejor solución
La selección de la mejor solución es una etapa crucial en el proceso de diseño de un nuevo producto. Después de haber investigado y desarrollado una serie de ideas, se debe evaluar y seleccionar la solución que mejor aborda el problema y satisface las necesidades del público objetivo. Esto puede implicar la realización de un análisis detallado de cada opción, incluyendo su viabilidad técnica, comercial y financiera.
4# Diseño conceptual
En cuarto lugar tenemos el diseño conceptual. El diseño conceptual se lleva a cabo después de la selección de la mejor solución. Durante esta etapa se crean los primeros conceptos y diseños del producto basados en los requisitos establecidos en la etapa anterior. Se pueden crear varios para explorar diferentes opciones de diseño y garantizar que se estén considerando todas las posibilidades.
5# Diseño detallado
El diseño detallado es la siguiente etapa del proceso de diseño de un nuevo producto, y consiste en crear diseños detallados y especificaciones técnicas de este. En este punto tendremos que trabajar en detalles como la geometría exacta del producto, los materiales a utilizar y los componentes necesarios para su fabricación. También se debe tener en cuenta los costes y la eficiencia de producción.
6# Prototipado
La sexta etapa es la del prototipado. Se trata de un punto crítico en el proceso y se utiliza para crear una versión temprana del producto y probar su funcionalidad y viabilidad. Durante esta etapa se crean varios prototipos que pueden variar en complejidad, desde prototipos simples de papel y lápiz hasta prototipos más avanzados y funcionales que se parezcan más al producto final.
7# Producción
La producción se enfoca en la fabricación y producción del producto final. Durante esta etapa, se utilizan los diseños detallados y los prototipos para fabricar el producto final en grandes cantidades, utilizando herramientas y procesos de producción adecuados.
8# Lanzamiento y seguimiento
Por último tenemos el lanzamiento. Se trata de presentar el producto al mercado y atraer a los consumidores. Durante esta etapa, se deben diseñar y ejecutar estrategias de marketing efectivas, como publicidad, promociones y presencia en las redes sociales, para crear conciencia y generar interés en el producto.

El contenido original de esta nota fue publicado en Iebschool.com. Para leer la nota completa ingresá acá