Los actores actúan contra la IA

Los artistas intérpretes o ejecutantes están tomando medidas para proteger su poder adquisitivo contra los avatares que roban escenas.
Novedades: Equity, un sindicato de artistas del Reino Unido, lanzó una campaña para presionar al gobierno para que prohíba el uso no autorizado de la imagen generada por IA de un artista. El sindicato publicó consejos para ayudar a los artistas que trabajan en proyectos de IA a ejercer control sobre sus actuaciones y semejanzas.
Protecciones para los artistas intérpretes o ejecutantes: la equidad exige que el Reino Unido revise las leyes de derechos de autor existentes y adopte las pautas promulgadas por otras jurisdicciones.
El sindicato está presionando a los legisladores para que revisen la Ley de derechos de autor, diseños y patentes del Reino Unido, que otorga a los artistas intérpretes o ejecutantes derechos con respecto a sus interpretaciones, para otorgarles también derechos sobre imágenes generadas por computadora.
Equity quiere dar a los artistas un mayor control sobre las representaciones generadas por IA que creen que son negativas o dañinas, como las falsificaciones profundas que exponen una retórica de odio. Según la ley existente, tales derechos cubren solo el audio.
Por qué es importante: si bien las imágenes, el video y el audio sintéticos contribuyen a innumerables trabajos emocionantes, son una fuente obvia de preocupación para los artistas que desean preservar, y mucho menos aumentar, su poder adquisitivo.
El uso de autotune para corregir una interpretación vocal descarriada no requiere el permiso del intérprete (aunque tal vez debería). Definir los límites legales y éticos de los medios generados debería ayudar a inclinar la balanza hacia los artistas y podría conducir a colaboraciones creativas más fructíferas entre artistas y máquinas.

El contenido original de esta nota fue publicado en Read.deeplearning.ai. Para leer la nota completa ingresá acá

Cómo definir tu producto mínimo viable (MVP)

Cuando hablamos del MVP (Producto mínimo viable, en sus siglas en inglés), hablamos de una de las herramientas que merecen la atención de todo negocio, ya sea que ofrezca productos físicos como digitales.

Los MVP nos permiten validar la premisa de un producto, probar hipótesis sobre las necesidades del mercado, hacer ajustes a la visión del producto y priorizar dónde invertir en el desarrollo futuro, y se convierten en una práctica fundamental para garantizar una buena experiencia con los clientes y minimizar las posibilidades de fracaso.

Los grandes MVP comienzan con preguntas difíciles. Debemos pensar primero en qué problema estamos tratando de resolver, y si realmente es un problema que vale la pena resolver.

Por otro lado, hay que preguntarse cuál es la forma más fácil y directa de resolver dicho problema, con la menor cantidad de pasos posible en el camino.

De todas maneras, antes de construir nuestro MVP, es importante probar su valor. Para ello, podemos evaluar su promesa y oferta mediante, por ejemplo, páginas de destino, capturas de pantallas simuladas que demuestren su visión, o incluso agregando opciones de precios para que las personas elijan la que más les interese.

La ventaja de crear un MVP es la posibilidad de probar hipótesis sin necesidad de gastar mucho esfuerzo y dinero. Además, el feedback que los clientes nos brinden sirve de parámetro para realizar ajustes que permitan ofrecer un producto o servicio más alineado a las expectativas del mercado y, en consecuencia, aumentar sus posibilidades de retorno financiero.

La transformación digital y los procesos de cambio

Para poder ser protagonistas del futuro de los negocios, debemos que ser conscientes de lo que emergerá en el futuro inmediato.
Cada vez más claro que hay tres tendencias que van a consolidarse en el presente escenario a partir de la crisis global generada por la pandemia.
En primer lugar, se vislumbra una masiva aceleración por parte de las diferentes industrias en cuanto al uso y aplicación de plataformas digitales. A la vez, existe una rápida adopción de las mismas por parte de los consumidores, y al mismo tiempo se multiplica la utilización de canales digitales para buscar, informarse y comprar.
En segundo término, un enorme desafío de las empresas y organizaciones en general es volver a ganar la confianza de los consumidores.
En el caso de las tiendas y negocios, por ejemplo, la verdadera pregunta es no solo cuando los gobiernos decidirán la apertura sino cuanto tiempo va a tardar el consumidor en perder el temor a retornar a la “vieja normalidad” de hacer las cosas. Para eso, es clave como enfrentan las distintas empresas esos procesos de “retorno”.
Por último, la eficiencia se debe transformar en resiliencia. Los sistemas organizacionales eficientes, no alcanzan si no son lo suficientemente robustos. La pregunta hasta hoy era: ¿qué tan bueno es mi negocio? El día después de la pandemia será: ¿qué tan robusto y adaptable es mi negocio para soportar una crisis?
De alguna manera, estas tendencias nos obligan a dejar de mirar el regreso como un destino en sí mismo, sino entender el complejo camino que implica:
. Recuperar los ingresos a partir de la reconstrucción de la operación.
. Repensar la organización.
. Acelerar la adopción de soluciones digitales.
El proceso de transformación comienza en cada uno de nosotros (sin duda, en los líderes con mayor peso) y en una profunda convicción interna de la necesidad de cambiar y de ser parte de los cambios.

El contenido original de esta nota fue publicado en Rionegro.com.ar. Para leer la nota completa ingresá acá

Por qué enfocarse en el cliente puede ayudar a crecer a tu empresa

La comprensión de las expectativas y necesidades de los consumidores siempre ha sido un tema central en la experiencia al cliente. En la actualidad, las empresas deberán enfocarse en la misma si quieren seguir creciendo.

A través de programas de voz del cliente, las empresas en crecimiento acceden a los comentarios de los clientes y así utilizan la investigación de mercado como la segunda y tercera fuente de información más importante al establecer prioridades de inversión. 

Asimismo, las empresas que no están centradas en la experiencia del cliente y por el contrario, establecen prioridades basadas en objetivos financieros y orientación ejecutiva; quedan estancadas.

Si bien es común que tanto las empresas en crecimiento como las estancadas creen planes de recursos internos y planes de proyectos, y realicen análisis competitivos; las primeras lo hacen más. Y lo que es más importante aún, prueban las suposiciones con el mercado: lo dimensionan, confirman que los clientes están dispuestos a pagar por una solución a un problema específico y evalúan si su idea de producto lo resuelve de manera adecuada. 

Por otro lado, se deben ver los datos de los clientes como una entrada fundamental para la planificación de productos. Recopilar y analizar las señales es la forma de establecer y comprender sus comportamientos, necesidades e intenciones.

En este sentido, nuestra app mobile The Brand Show se presenta como la solución más completa e innovadora del mercado detrás de la mayoría de las apps, webs y servidores que hoy utilizan nuestros clientes; permitiendo explotar la estrategia de Mobile Marketing de los negocios para captar nuevos consumidores, retener a los actuales e incrementar sus ventas.

Cuando los gerentes de producto se comunican antes y después de un lanzamiento para comprender las necesidades de los clientes y usar lo que aprenden para definir planes, generan un rendimiento más sólido para la empresa y se asegura una sostenibilidad en el tiempo.

El conocimiento, la innovación tecnológica y el desarrollo productivo

Vivimos en un nuevo mundo. La educación, la creatividad, la innovación tecnológica, la ciencia y por sobre todo, el capital humano. Estas características, propias del Siglo XXI, son las que separan a un país próspero de aquel que no lo es o no quiere serlo.
La oleada de innovaciones tecnológicas ha puesto en cuestionamiento el concepto de trabajo tradicional y apuesta por dar espacio a nuevas formas y modalidades de empleo.
En términos de inversión productiva, la innovación tecnológica es el pilar de las nuevas relaciones laborales y del trabajo del futuro, el impulso de la infraestructura, la tecnología como herramienta aliada.
El conocimiento, la innovación tecnológica y el desarrollo de la producción van de la mano. Estos son los verdaderos cimientos de los países que crecen.
Esta problemática divide a la política y la tiene en pleno debate, dependiendo de la ideología desde la que se lo analice. Desde la Izquierda insisten en se precarizan a los trabajadores y se avasallen derechos laborales; desde la Derecha suplican un perdón fiscal pero no se adaptan a las nuevas tecnologías. Los cambios tecnológicos en conocimiento e innovación tecnológica condicional un nuevo paradigma en el mercado del trabajo en el mundo.
Uno de los problemas es que, el mercado del trabajo no está compartiendo los frutos del cambio tecnológico. Los avances tecnológicos esta facilitando las tareas en los puestos de trabajo, pero al mismo tiempo contribuyen a la baja del desempleo y a los nuevos salarios. La concepción de empleo tradicional está cediendo paso a un modelo donde la flexibilidad y el uso de la tecnología constituyen la base del desarrollo económico. En un mercado laboral donde el valor del trabajo ya no tiene la importancia de antes, a los trabajadores no les quedara mas remedio que crear valor mediante innovaciones del proceso y el desarrollo de nuevos productos. Por lo tanto, la amenaza de un desempleo estructural y en progresivo aumento requiere políticas de actuación urgente por parte de los Gobiernos y los agentes económicos.

El contenido original de esta nota fue publicado en Ambito.com. Para leer la nota completa ingresá acá

El auge de la digitalización en la Industria 4.0

El crecimiento de la digitalización en la Industria 4.0 ha tenido un impacto significativo en el sector manufacturero. El salto de métodos tradicionales basados en el papel hacia las soluciones digitales contribuye a una mejora significativa en diversos ámbitos de la industria manufacturera, así como a reducir sus costes de producción.
La inteligencia artificial, la realidad extendida y la robotización, son algunos de los procesos de digitalización que permitirán al cambiante sector de la industria manufacturera afrontar los retos del mañana.
Se estima que el uso de la inteligencia artificial en todas las industrias manufactureras crecerá a un ritmo anual del 57,2% en los próximos 5 años.
Los proveedores de herramientas informáticas deben, por tanto, integrar estos elementos para ofrecer soluciones informáticas sólidas destinadas a estas aplicaciones industriales especializadas y ayudar así a la integración de un mayor número de tecnologías en el proceso de fabricación.
La realidad extendida, también conocida como XR reality o cross reality, hace referencia a las tecnologías que crean entornos y objetos generados por ordenador. Estas diferentes tecnologías se distinguen y definen en primer lugar por la relación que crean entre el mundo real y el virtual. Mientras que en la realidad aumentada el usuario observa objetos virtuales que complementan el mundo real, la realidad virtual sumerge al usuario en un entorno puramente virtual.
El empleo de robots y la automatización se han convertido en una realidad para muchos sectores.
Al dotarse con los equipos adecuados, como herramientas informáticas robustas y resistentes al entorno, sistemas de planificación de recursos empresariales, de gestión del taller y de ejecución de la fabricación, las industrias manufactureras pueden racionalizar sus operaciones y, por tanto, reducir considerablemente los costes para sacar el máximo partido de estos avances tecnológicos.
En un futuro próximo, tecnologías más eficientes con medios de transmisión innovadores permitirán una comunicación más efectiva con un mayor nivel de seguridad; al mismo tiempo que permitirán la agilidad necesaria para adaptarse a su entorno.

El contenido original de esta nota fue publicado en Revistabyte.es. Para leer la nota completa ingresá acá

Revolución fintech: el fenómeno que cambió la forma de usar el dinero y las finanzas personales

Año 2017. El término fintech recién comenzaba a estar en el vocabulario de los argentinos: es una conjunción en inglés que deriva de las palabras finanzas y tecnología. Incluso, hasta octubre de ese año ni siquiera existía la Cámara Argentina de Fintech, creada a finales de ese mes por 13 miembros fundadores. Pero desde aquel entonces la industria avanzó a pasos agigantados.
Los números dan fe de este fenómeno. Desde 2017, el sector creció a un ritmo promedio del 45% anual, en 2021 finalizó con casi 20.000 empleos directos y se espera que este año la cifra escale a 30.000. Para dimensionar, el sistema financiero emplea a 102.000 personas, según información del Banco Central.
La pandemia de coronavirus aceleró más la tendencia, en tiempos donde la digitalización cobró una relevancia nunca antes vista. Los códigos QR para pagar con billeteras virtuales pasaron a estar en la mayoría de los comercios, invertir en criptomonedas dejó de tener una concepción lejana y hasta acceder a un crédito personal se volvió más sencillo. Hoy, el ecosistema fintech está compuesto por unas 330 compañías. El 10% de ellas nació el año pasado.
En 2020 se generó una gran disrupción en la manera de comprar. En tiempos en los que la gente rehuía del dinero en efectivo para evitar los contagios de coronavirus, explotó la adopción de las billeteras virtuales y el pago a través de códigos QR. De acuerdo con un estudio que realizó Mercado Pago durante 2021 en cinco países de la región, uno de cada tres vendedores que usa herramientas de cobro digital las implementó durante el año de la pandemia.
Hoy, teniendo en cuenta todo el mercado, existen en el país cerca de 30 millones de claves virtuales uniformes (CVU), número que se multiplicó por diez desde 2020.
En los últimos cinco años también cambiaron las formas de invertir. Activos como bitcoin, ethereum o DAI pasaron a formar parte de la billetera digital de los argentinos. Según un informe de la compañía global TripleA, alrededor de 1,3 millones de argentinos tienen criptomonedas. Eso es el 2,94% de la población.
Más allá de las criptomonedas, otro ejemplo de cómo cambió la forma de invertir son las plataformas digitales, que permiten acceder a acciones, bonos y otras inversiones tradicionales. Así, sin costos de apertura o mantenimiento de cuenta, los pequeños ahorristas pueden operar en el mercado de valores.
El desafío todavía es grande. Según un informe realizado por el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y el BCRA en 2017, la Argentina se ubica entre los países con menos conocimiento y actitud financiera a nivel mundial: ocupa el puesto 37 de 39 economías.
De todas formas, los objetivos están claros y hacia adelante las proyecciones para las fintech son auspiciosas.

El contenido original de esta nota fue publicado en Lanacion.com.ar. Para leer la nota completa ingresá acá

La intuición artificial es la siguiente fase de la inteligencia artificial

Hasta la fecha, la Inteligencia Artificial (IA) ha pasado por tres fases de su desarrollo. Análisis descriptivo para responder qué sucedió, análisis de diagnóstico para responder por qué sucedió y análisis predictivo para responder qué podría suceder a continuación. El poder analítico y de pronóstico de la IA ha aumentado enormemente, pero no se detendrá ahí.
El problema con la generación actual de IA es que necesita recibir datos de humanos. Esto reduce el poder de resolución de problemas de la inteligencia artificial al tratar con nuevos eventos. No se puede negar que la IA ha hecho que sea más fácil para los humanos predecir el futuro. Pero, lidiar con eventos futuros, como otra pandemia, necesita una IA más poderosa.
La buena noticia es que la inteligencia artificial ha comenzado su cuarta fase y es lo suficientemente madura como para tomar decisiones similares a las humanas. La cuarta fase se llama Intuición Artificial.
La intuición artificial tiene una función similar a la intuición humana. La IA tradicional requiere la participación humana para decir qué se debe hacer. Las decisiones que deben tomarse se las enseñan a las máquinas los humanos. La intuición artificial, por otro lado, opera de forma independiente sin ninguna instrucción específica.
Los algoritmos avanzados en el corazón de la máquina pueden interpretar los datos e identificar correlaciones para tomar la decisión final.
Con la intuición artificial, el objetivo es agregar intuición humana a una máquina y hacer que piense como un humano. De esta forma, la máquina está dotada de un instinto computacional. Gracias a la percepción progresiva y al análisis de alto nivel, la capacidad de resolución de problemas de las máquinas aumenta a un nivel increíble.
Por supuesto, no es un trabajo fácil agregar intuición a una máquina. Además de discutir las limitaciones técnicas, una máquina debe estar equipada con una amplia gama de conocimientos y tecnologías, que incluyen ingeniería informática, ciencias cognitivas, lingüística, neurociencia y más.

El contenido original de esta nota fue publicado en Entrepreneur.com. Para leer la nota completa ingresá acá