La tecnología médica portátil está a punto de convertirse en crucial para mantenerse con vida.

El tratamiento médico actual toma principalmente la forma de medicamentos y terapia. Pero una tercera opción está emergiendo lentamente: dispositivos digitales en el cuerpo que pueden tratar las condiciones físicas y mentales. Dicha terapia “portátil” ofrece ventajas únicas, ya que a menudo es más específica, más barata, personalizada y tiene menos efectos secundarios negativos.
Los dispositivos móviles y portátiles, como teléfonos o rastreadores de actividad física, ahora se utilizan de forma rutinaria para la salud preventiva. Supervisan los datos y el comportamiento fisiológicos, aumentan la autoconciencia y fomentan el cambio de comportamiento. También están comenzando a ser utilizados por profesionales médicos para diagnosticar y monitorear enfermedades. Hasta ahora, el uso de estos dispositivos para la intervención y el tratamiento se ha limitado a las aplicaciones que emiten recordatorios para hacer ejercicio, guiarnos a través de la meditación o brindar apoyo para la terapia cognitiva conductual. En 2019, esta tecnología se expandirá al mundo de la intervención terapéutica general.
Los primeros experimentos, tanto en la academia como en los laboratorios de la industria, apuntan al potencial de los dispositivos portátiles que no solo recopilan datos sobre nuestros cuerpos, sino que también los estimulan a través de nuestros diversos sentidos para mejorar nuestro cuerpo y mente. Todos los estímulos vibratorios, basados ​​en la temperatura, olfativos y eléctricos ofrecen oportunidades significativas, en gran parte inexploradas, para resolver problemas de salud física y mental.

 

El contenido original de la nota fue publicado en Wired.co.uk. Para leer la nota completa visitá aquí

Publicado por . 9/01/2019


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *