Implantes inteligentes: un dispositivo bajo la piel para abrir puertas o viajar en tren

Lorena García se pone unos guantes esterilizados. Sujeta con sus dedos pulgar e índice un trozo de carne de la mano izquierda de Elbio Nielsen, emprendedor bilbaíno de 38 años. Poco a poco atraviesa con una aguja su piel e inmediatamente después la extrae. En cuestión de segundos ha introducido en su cuerpo un dispositivo del tamaño de un grano de arroz. Esta escena se ha desarrollado en Madrid, pero en Suecia unas 5000 personas ya han pasado por este proceso. Llevan en su mano implantado un dispositivo que utilizan en su día a día para viajar en tren, entrar en sus oficinas de trabajo o en el gimnasio, sacar fotocopias e incluso comprar snacks en máquinas expendedoras. El desarrollo también podría aplicarse en el futuro en el ámbito de la telemedicina, cuya importancia ha quedado de manifiesto con la pandemia.
Está pensado para aguantar en el cuerpo al menos 25 años. Pero en cualquier momento «se puede acudir a una clínica para que te lo retiren o lo reemplacen».
El dispositivo, que cuenta con un LED que se ilumina cada vez que se activa, no funciona con batería. Usa la tecnología NFC que hoy en día tienen miles de tarjetas de crédito.
Para grabar, leer o eliminar información en el dispositivo, se necesita una aplicación. Hay diferentes alternativas para realizar este tipo de acciones sobre etiquetas NFC en la Play Store y en la App Store.
El espacio de almacenamiento es la principal limitación del dispositivo. Este mide dos milímetros de ancho y 15 de alto. Tiene dos kilobytes de memoria, que son unos 2.000 caracteres de información.
 
El contenido original de la nota fue publicado en Lanacion.com.ar. Para leer la nota completa visitá aquí

Publicado por . 29/07/2020


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *