El PBI ya no es una medida precisa del progreso económico

Es de vital importancia que supervisemos el progreso de la sociedad y diseñemos políticas de respuesta a los desafíos del siglo XXI, como el cambio climático, la marginación de más de mil millones de personas, el agotamiento de los recursos y las nuevas crisis sanitarias provocadas por la contaminación.
Desafortunadamente, nuestro radar para rastrear el progreso está lejos de ser satisfactorio. Los países siguen utilizando una métrica del siglo XX para medir el bienestar: el Producto Bruto Interno o PBI.
El PBI proporciona mediciones de producción, ingresos y gastos bastante bien, y estas son necesarias para comprender y diseñar políticas fiscales y monetarias. Pero esta medida fracasa rotundamente cuando se trata de bienestar.
De ahí el creciente interés internacional en una herramienta que aún captura capital financiero y producido, pero también las habilidades en nuestra fuerza laboral (capital humano), la cohesión en nuestra sociedad (capital social) y el valor de nuestro entorno (capital natural).
El trabajo ha avanzado en algunos de estos elementos. El Índice de Riqueza Inclusiva liderado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente muestra la agregación a través de la contabilidad y la fijación de precios sombra del capital producido, el capital natural y el capital humano para 140 países. La tasa de crecimiento global de la riqueza rastreada por este índice es mucho más baja que el crecimiento del PBI. De hecho, los datos de 2018 sugieren que el capital natural disminuyó en 140 países durante el período de 1992 a 2014.

 

El contenido original de la nota fue publicado en Weforum.org. Para leer la nota completa visitá aquí

Publicado por . 14/01/2019


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *