El Banco “Low cost” de Eurnekian pide pista: cuándo sale y qué ofrece para competir

El desarrollo de software cambia con una velocidad vertiginosa. En el sendero de la transformación digital, las empresas deben hacer convivir e integrar sistemas y plataformas “legados” o “heredados” con las nuevas tecnologías. Ese diálogo se realiza mediante las API (Interfaz de Programación de Aplicaciones, por sus siglas en inglés) que son interfaces que permiten que sistemas diversos “conversen” entre sí. De esta manera, la conexión se vuelve compatible y la información fluye.
Vamos un paso para adelante. El surgimiento de las API’s creó un ecosistema de negocios llamado “Economía API”, que consiste en la suma total de todas las transacciones de datos habilitadas por las API. Teniendo en cuenta que las estructuras IT de las empresas son entornos altamente fragmentados, existen cientos o incluso miles de puntos de contacto dentro y fuera de la empresa. El desafío es conectar todos esos puntos y hacerlos útiles y visibles a través de API’s para crear soluciones innovadoras.
Un claro ejemplo es Airbnb, que creó un negocio a partir una estrategia API. No empezó desde cero a desarrollar una base de datos, sino que se apalancó en servicios de otros proveedores mediante API’s y esa estrategia es la hizo que esta empresa escale exponencialmente.
El desafío de las API’s modernas es que tienen que ser tratadas más como productos que como código. Así, las organizaciones están mutando hacia un modelo IT-as-a-Service donde IT se pone al servicio a los negocios. En este contexto las empresas tienen que poder diseñar, construir y administrar sus API’s de manera que puedan ser fácilmente explotadas.

 
El contenido original de la nota fue publicado en Infotechnology.com. Para leer la nota completa visitá aquí

Publicado por . 19/03/2018


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *